02 may

Acompañarles en su aprendizaje.

Acompañar a nuestros hijos en su aprendizaje. Ése es el deseo de muchos padres. Lo difícil es encontrar la manera de hacerlo de manera saludable, sin desestructurar la dinámica familiar y potenciando su progresiva autonomía.

aprendizaje-1

Escribo este artículo para reflexionar sobre unas pautas básicas que nos pueden ayudar a conseguirlo:

  1. Favorecer la concentración. Nuestro hijo necesita adquirir poco a poco hábitos, poner en marcha herramientas internas para centrar su atención en lo que hace. Esto sólo se consigue mediante la práctica.

Tengamos en cuenta que se podrá concentrar mejor en un lugar con pocas distracciones y ruidos, preferiblemente que sea “su espacio” y debe aprender a hacerlo sólo, sin depender de que alguien se siente a su lado para hacer las tareas. Podemos ayudarle a ser consciente de cuándo se concentra mejor, en qué circunstancias, qué consigue cuando lo hace, cómo se siente entonces… Lo ideal es que él se conozca y se pueda autorregular poco a poco.

  1. Fomentar la responsabilidad. ¿Y si en lugar de ser la “agenda” de nuestro hijo, estudiarnos los exámenes con él o preparar todos los días su mochila le vamos enseñando a asumir que ésa es responsabilidad suya? ¿Qué pasaría si un día se le olvida apuntar en la agenda o no se lleva el bocadillo a clase? Pues aprenderá que sus actos tienen consecuencias y que si no mete el bocadillo en la cartera no tendrá bocadillo en el recreo.

Cuando somos reponsables de las tareas y procesos que iniciamos, cuando los vivimos como propios, nuestra implicación es mayor. Es necesario que entienda que es su camino, nosotros estaremos cerca, pero es él quien lo ha de andar, quien lo ha de disfrutar, quien recogerá las consecuencias positivas o negativas de sus actos.

  1. Despertar la pasión por aprender. La motivación es algo interno pero sin duda influye el ambiente y la compañía. Mostrar interés por lo que aprende nuestro hijo, preguntarle por lo que hace (no tanto por las notas que saca), con quien se relaciona, qué es lo que más le ha gustado del día, los obstáculos que ha superado, cómo se siente al hacer unas y otras cosas… pocas cosas motivan más en la niñez que el interés y el apoyo de los padres.
  1. Sacar el aprendizaje del aula. Incentivar los experimentos, utilizar el error como herramienta de aprendizaje no de castigo, poner a su alcance herramientas que promuevan su curiosidad (libros, juegos, acertijos, museos, espectáculos, materiales distintos…), analizar los problemas de su día a día y buscar diversas soluciones (que las busque él, no dárselas hechas), dejarle tomar decisiones y asumir las consecuencias de las mismas, responsabilizarse de tareas en casa, acercarle a los sentimientos de otros y ayudarle a expresar los suyos… Todos estos aprendizajes serán fundamentales para su vida y también para sus estudios. No todo lo que se aprende lleva detrás un boletín de notas.

Seguramente los aprendizajes más importantes de su vida sobrepasen el aula, intentemos que lo sepa y lo note a través de nuestras acciones y palabras.

Ana Ayala. Pedagoga en Cadakual Iniciativa Social S.Coop.

Publicado en Agenda Menuda en enero de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>