22 oct

Arriba el lápiz!

Fue hace unos meses, en un proyecto de refuerzo educativo. Los alumnos habían terminado los deberes y nos pusimos a jugar a “arriba el lápiz”. Les encanta. A mí también. Y les gusta que juegue con ellos.

Al poco de comenzar vi una falta de ortografía en el folio de uno de ellos y se lo dije, para corregirla. Se me quedó mirando muy serio y me dijo: “Maestra, ¿estamos jugando o estamos estudiando?”. Yo sólo sonreí. Le podría haber dicho que ambas cosas, que por eso precisamente estábamos jugando. Pero sólo sonreí, no merecía la pena, no era necesario saber eso a los 10 años, el juego tenía que seguir siendo sinónimo de diversión.

A partir de ése momento cuando veía una falta de ortografía en alguno de ellos me ponía a toser. Enseguida todos revisaban las hojas de los compañeros en busca de la falta, a ver quien la encontraba primero. Era parte del juego. Era divertido.

Y así, con una regla nueva, seguimos jugando. Como si nada… como si todo.frato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>