03 mar

El botiquín de las emociones

Ya nadie duda de la importancia de trabajar con las emociones en el aula, en casa y aprovechando cualquier ocasión que nos lo permita. No siempre es fácil; no hace tanto que comenzaron a considerarse como prioritarias en el mundo educativo.

Lo difícil en el trabajo con las emociones es que los mismos adultos a veces no somos capaces de reconocerlas y gestionarlas bien y eso nos convierte en un no-ejemplo de lo que hay que hacer.

En estos casos nada mejor que aprender todos juntos, poco a poco. Primero identificando las emociones primarias: placer, ira, dolor y miedo (y poco a poco ir incorporando otras). Reconocerlas y dejarnos sentirlas. Y después ir probando respuestas que nos ayuden a gestionarlas (¡no a hacerlas desaparecer!),  a asumirlas, a actuar y por último a ser conscientes de las consecuencias/resultados de nuestra actuación (es decir si eso nos ayuda, nos hace sentir mejor o al contrario). El ensayo-error es una buena fórmula de aprendizaje.

Recordemos también que lo que funciona y sienta bien depende de cada uno hay que respetar que cada persona encuentre su manera y su momento para expresar lo que siente; las emociones y la manera de gestionarlas NUNCA se debería imponer.

Nos ha gustado mucho el siguiente artículo que expone de manera sencilla y práctica una dinámica para poder iniciarnos en esto de las emociones toda la familia, o toda una clase. Propone una serie de pasos: Analizar la situación, establecer un diagnóstico y recetar o auto-recetarse una “cura”.

El botiquín de las emociones 

Publicado en refugiodecrianza.com el 8 de febrero de 2016

juguete de médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>